desguaces madrid Central de recogidas, bajas y recambios en Madrid

Averías estacionales de los vehículos: ¿Sufre el invierno el coche?

16 diciembre, 2020 | Alba

La estación fría ya se ha hecho notar en toda España, provocando de nuevo las averías más comunes del invierno. Unas, se pueden evitar, otras lamentablemente no, y por esto hay muchos conductores que se ven obligados a tramitar la baja el último mes del año, debido a motivos de fuerza mayor. Y es que la llegada de las bajas temperaturas y las condiciones meteorológicas adversas pueden dañar irreversiblemente los vehículos, no dejando más opción que enviar un vehículo al desguace.

Además, hay otros motivos que provocan que diciembre sea uno de los meses más fuertes en el sector de bajas de vehículos. Esto tiene que ver con el hecho de que el impuesto de vehículos de tracción mecánica -IVTM-, comience a gravar el día 1 de enero. Por esto, los usuarios tratan de obtener su baja durante el mes de diciembre para ahorrarse el pago del impuesto en el siguiente año. Por esto, llaman a RO-DES que lo retira, lo destruye conforme a la normativa medioambiental y emite el justificante de baja y el certificado de destrucción.

En contraste, hay otros conductores que tienen que realizar este mismo trámite porque su vehículo ha quedado inservible. Pero… ¿Por qué se averían más los coches en invierno?

¿Qué cambia en invierno?

Hay muchos elementos del coche que multiplican su uso conforme los días se van acortando. Es así el caso de las luces, que se utilizan durante más tiempo por la cantidad de horas de oscuridad. Los pilotos antiniebla y los parabrisas también trabajan más, y por supuesto a más uso, mayor probabilidad de averías.

La temperatura es otro factor fundamental. Hay muchas piezas que pueden verse afectadas por los cambios de temperatura que se dan sobre todo en las horas matutinas cuando la mecánica se calienta de pronto a una velocidad elevada.

La intemperie también ha de ser tenida en cuenta; heladas nocturnas, o circulación sobre nieve o hielo terminan por incidir en algunas de las piezas del vehículo.

A continuación, y siguiendo esta división, se enumeran las piezas que pueden dañar el coche y en qué manera.

coche invierno avería temperatura proteger madrid

Piezas que se dañan con la intemperie:

Gomas y juntas: Las gomas que garantizan la estanqueidad del vehículo y que favorecen un cierre de puertas correcto pueden endurecerse o agrietarse por el frío. Hay que prestar especial atención a la parte inferior del vehículo para que, en zonas de agua, no haya filtraciones.

Freno de mano: Si las noches son especialmente frías, puede formarse escarcha y pegar literalmente las pastillas al disco de freno. Antes de poner en marcha el vehículo, un juego de embrague puede ayudar a liberar los elementos del hielo.

Boquillas fluido limpiador: Tienen pequeñísimos agujeros y es fácil que queden obstruidos. Conviene poner líquido anticongelante para garantizar su funcionamiento.

Escobillas: En caso de que se haya formado hielo o escarcha en el coche, activar las escobillas puede ser poco recomendable: se desgarran si se han quedado pegadas. Un poco de alcohol puede prevenir esto.

Neumáticos: En absolutamente imprescindible que el dibujo de las ruedas tenga suficiente profundidad como para evitar el aqua planning. Las carreteras pueden presentar condiciones extremas. Si la zona de circulación del vehículo tiene inviernos duros, tal vez se deba considerar el uso de neumáticos de invierno.

Cristales: es una práctica habitual rociar con sal o arena las carreteras más peligrosas. Esto, si bien favorece a los neumáticos, también supone que restos de estas sustancias terminen en el cristal y las escobillas, muchas veces mezclado con agua o hielo. Una limpieza profunda de los cristales mejora la visibilidad y previene accidentes. Es importante matizar que, para eliminar restos de hielo del cristal, no se debe usar agua muy caliente, sino más bien templada. Llevar una rasqueta en la guantera, puede ahorrarnos tiempo y recambios de escobillas.

Piezas que aumentan su uso:

Luces: Imprescindibles para ver y ser vistos. En invierno puede inundarse, quebrarse por el granizo, coger vaho… Llevarlos pulidos y correctamente alineados es imprescindible. Una exploración visual puede mostrar grietas, o fallos en la pieza. Deberá ser sustituida. No hay que olvidar las antiniebla, se debe revisar su funcionamiento antes de iniciar la conducción.

Parabrisas: Ya se ha comentado que las escobillas pueden rasgarse por el hielo, pero la realidad es que los parabrisas hacen su “agosto” con las fuertes lluvias de otoño e invierno. Es probable que este exceso de uso dañe los motores, especialmente si el coche tiene ciertos años.

Calefacción: El primer gesto de muchos conductores es ponerla en marcha, incluso a mayor temperatura de la debida. Las averías de este sistema se producen habitualmente en esta estación por motivos obvios. Ha de usarse responsablemente, además, su uso repercute directamente en el consumo del depósito.

Sistema de desempañado: Se ha de comprobar que las rejillas estén limpias, y que no presenten obstrucciones. Para evitar un excesivo uso de este sistema, se deben abrir las ventanillas un minuto para ventilar el vehículo. Esto desempañará los cristales. El mercado ofrece también gran variedad de productos anti-vaho.

Piezas que acusan las bajas temperaturas:

Estas piezas de mecánica interna, por su química o sus características, no llevan bien el invierno, y además suelen suponer desembolsos inesperados para el usuario.

coche invierno averías madrid

Batería: Elemento extremadamente sensible a las temperaturas bajas. Su composición química puede hacer que la eficiencia descienda hasta un 50%. Aunque hay baterías gelificadas que tienen mejor rendimiento en invierno, no son muy habituales porque el precio es mayor. No obstante, si la zona acusa temperaturas inferiores a 0 a menudo, puede ser conveniente invertir en una batería para ahorrarse viajes al mecánico.

Líquidos y aceites: Son los grandes ignorados, cuando realmente soportan el peso de la mayoría de la mecánica del vehículo. Aceite, anticongelante, lubricante, líquido de frenos… son fluidos que cambian sus densidad y volumen con el invierno, y deber ser sustituidos y puestos a punto.

Motor: El brusco cambio de temperatura de primeras horas de la mañana, puede dañarlo muy seriamente. Es importante, calentarlo unos minutos antes de iniciar la marcha con objeto que el cambio no sea tan súbito. Si los líquidos del vehículo son de calidad, la lubricación será mejor y las partes móviles del motor sufrirán menos.

“Cambiar los líquidos es una tarea relativamente barata y sencilla, en comparación con reparar los problemas asociados al mal estado de los líquidos. Por ejemplo, la sustitución de las bielas es de las averías más caras de un vehículo y se previene fácilmente con una buena lubricación. La pieza en sí no es cara, pero la mano de obra puede llegar a ser de 20 horas. Dado este caso, y valorando la antigüedad del vehículo, el usuario muchas veces decide llevarlo a desguace, porque el coste de la reparación supera el valor del vehículo.” Así lo indicaba Marcos García, trabajador de Desguaces Madrid, recomienda que en zonas especialmente frías se use lubricante para bajas temperaturas.

Aunque por supuesto, parece inevitable que, dado el caso, una avería inesperada pueda hacer que alguien se plantee desprenderse de su vehículo definitivamente, sustituyéndolo por otro modelo de ocasión en mejor estado, o un vehículo nuevo tal vez más eficiente. Lo principal siempre será que las averías que provoque el invierno no sorprendan a los vehículos en circulación, y que puedan solventarse cuanto antes sin suponer un riesgo en la carretera.







Reparaciones “Low Cost” con piezas de desguace

23 febrero, 2012 | alicia

La entrada de coches con más de 10 años de antigüedad ha caído un 30% en los desguaces, sin embargo, cada 17 segundos se produce en nuestro país un accidente en el cual el coche siniestrado acaba con desperfectos de chapa y pintura. Las reparaciones de este tipo pueden disminuir su coste a la mitad cuando se realizan empleando piezas de desguace.

La crisis invita a muchos propietarios a considerar si realmente su coche necesita o no una reparación en concreto, decisión que en principio debería estar en manos de profesionales.

Además, esta situación tampoco motiva a renovar el vehículo mediante la compra de uno nuevo, hecho que implica el aumento de demandas de servicio en los talleres de reparación, donde los clientes optan por reparaciones sencillas y económicas.

Es muy frecuente en la actualidad ver coches con numerosos rasguños paseando por las calles, pues ahora lo que más interesa a los propietarios ya no es la estética de su vehículo, sino que éste reúna las condiciones mínimas para su circulación.

Por este motivo, muchos conductores -a la hora de reparar algún elemento dañado en su coche-, deciden hacerlo, dentro de lo posible, utilizando recambios que han sido adquiridos en el desguace, consiguiendo así abaratar el precio de la reparación y alargar la vida útil del vehículo.

Vía @ RTVCYL

recambios de desguace







Éxito nulo, hasta el momento, para Plan Renove de Neumáticos del Gobierno

9 junio, 2011 | alicia
  • Hasta ahora ningún cliente se ha beneficiado del Plan Renove de neumáticos del Gobierno. Lo que hace suponer que por el momento el éxito ha sido totalmente nulo.

El Plan Renove de neumáticos puesto en marcha por el Gobierno no ha tenido el éxito esperado, puesto que de momento aún no se ha beneficiado ningún titular con la bonificación de 20€ por rueda sustituida.

Los neumáticos son un importante elemento de seguridad, ya que circular con éstos en mal estado puede tener como consecuencia accidentes graves y poner en peligro la vida tanto del conductor como de los ocupantes del vehículo.

No obstante, ya se han dado a conocer las  marcas homologadas por el IDAE que cumplen con las condiciones que el Gobierno estipuló en su día, de acuerdo con los criterios de eficiencia y seguridad. Pulsando sobre el enlace se puede acceder a la publicación.

Las marcas y modelos de neumáticos homologados son las siguientes:

GT Radial:

  • Champiro ECO: neumáticos de 13” a 16”

 Pirelli:

  • Scorpion VERDE: neumáticos de 16” a 20”
  • Cinturato P7: neumáticos de 16” a 18”
  • Cinturato P1: neumáticos de 14” a 16”

Nankang:

  • AS-1: neumáticos de 14” a 19”

Recordar también que el volumen del presupuesto destinado a estas ayudas permitirá la sustitución de 240.000 neumáticos, lo que sería suficiente para las 4 ruedas de un total de 60.000 vehículos. Esta cifra ha sido muy criticada por ser insuficiente.

Paralelo a estas bonificaciones, las marcas fabricantes de automóviles han puesto en marcha sus propios planes para la renovación de neumáticos a través de sus talleres oficiales. Por ejemplo la marca Ford ofrece 20 € de descuento por rueda (cambiando un mínimo de 2) y sin restricción de fabricante o medidas y pudiendo sumar esta cantidad a la ofrecida por el Gobierno.

También la marca Renault se ha sumado a la iniciativa bonificando la sustitución con 40 € por par de neumáticos y ofreciendo un descuento adicional si además se incluye una revisión mecánica del vehículo. Esta última oferta de Renault también sería acumulable a la cantidad aplicable por el Gobierno.

¿Qué os parecen estas medidas adoptadas por las marcas de automóviles? ¿Estarías interesado en beneficiarte de las bonificaciones? ¡Déjanos tu comentario!







¿Cuáles son las piezas que se averían con mayor frecuencia en los vehículos?

22 enero, 2011 | alicia

Como es natural, todo envejece y se deteriora con el paso del tiempo, sobre todo aquellas cosas que están sometidas a un mayor desgaste, como por ejemplo las piezas y componentes de nuestros vehículos. Lo que hay que tener en cuenta es que mantener en buen estado todos los elementos mecánicos del coche supone un gasto en ocasiones inevitable, si lo que deseamos es optimizar su funcionamiento y alargar al máximo la vida útil del vehículo. Este gasto puede ser menor si se adquieren algunas de las piezas en el desguace.

Los motores son elementos de vital importancia y están compuestos por un sistema de piezas que en definitiva son las que permiten el movimiento del vehículo. Este es el motivo de que sea uno de los elementos que más averías puede presentar, ya que el nivel de desgaste es muy superior al resto, y también porque es dentro del mismo dónde se encuentran ubicadas las piezas que se averían con mayor frecuencia.

Una de estas piezas es el caudalímetro, sobre todo en coches que utilizan el diesel como combustible, que es el sensor medidor del caudal que entra al motor.

El principal motivo de la avería del mismo es la polución que se adhiere al filamento encargado de medir el flujo del aire y que hace que la medición ya no sea precisa, por lo que termina enviando una señal errónea a la centralita que produce que la cantidad inyectada sea insuficiente. Para evitar esto lo aconsejable es sustituir frecuentemente el filtro del aire, ya que evitará que el caudalímetro se ensucie con tanta facilidad.

También es frecuente que se produzcan averías en la Válvula EGR, especialmente en motores diesel. Esta pieza es la encargada de reintroducir en los cilindros los gases de escape, pudiendo reutilizar de esta forma el motor aquellas partes de combustible que no hayan sido ya quemadas. El principal motivo de la avería de esta válvula en los motores diesel es la acumulación de la carbonilla y las partículas sólidas que se generan durante la combustión.

La bobina de encendido es otro de los componentes que suelen averiarse con facilidad, pero ésta, a diferencia de las dos anteriores, es exclusiva de los motores de gasolina. Esta bobina es la que genera la chispa que permite que las bujías comiencen a realizar la combustión de la mezcla del aire y la gasolina dentro de los cilindros. Para evitar esto, se recomienda sustituir las bujías como máximo a los 60.000 km.







Go to top of page